Mensajes en la categoría Trekking

TREKKING TRASCOMECHINGONES: Quien dijo que era facil?

 

El fin de semana largo de Agosto, se concretó el cruce Transcomechingones, uniendo las localidades de Villa Larca, en el Valle de Concarán en San Luis, con Alpa Corral, al borde del piedemonte de la Sierra de los Comechingones en nuestra provincia de Córdoba. El entorno amable de las sierras puntanas, con sus caracterí­sticos palmares de caranday y los molles trepando por las primeras estribaciones, más la cordial atención de los propietarios del Alto del Condor, que nos franquearon el paso para tomar la Cuesta de Villegas, predispusieron al grupo de caminantes (16 en total) para tres dí­as de sierras a pleno.


Planteado como travesí­a que -en parte- era de exploración, arrancamos con una subida de 800 m hasta el filo de la Sierra, a 1800 m snm, que se concretó en tres horas con muy buen ánimo y carga completa. A medida que subí­amos, la roca se iba desnudando, y las formas del granito comenzaban a evocar otros paisajes conocidos, como los de Pampa de Achala y nuestros conocidos Gigantes. Ya sobre el filo, y luego de despedirnos de la vista hacia el oeste, una pampita nos comenzó a mostrar la real cara de la zona… ¡El batolito de Alpa Corral! Los siguientes dos dí­as, todo nuestro curso pasó por innumerables quebradas, filos, gargantas, y peñascos de todas las formas, en una sinfoní­a de predominante gris, intercalados con los caracterí­sticos manchones de roca rojiza, y lí­quenes verdes tapizando algunas caras. La erosión ha dejado a la roca pulida, perforada, labrada, ahuecada y dibujada de mil formas. Algunos ojos más acostumbrados a juzgar paredes con criterio de escalador encontraban grados de dificultad muy altos, dibujando rutas imaginarias que demandarán algíºn grupo que las intente. Matizando el paisaje, todo tapizado con pequeños bosques de tabaquillos, en cada quebrada, abrigo o ladera inaccesible para el ganado. Los troncos de los árboles, tanto los vivos como los que ya habí­an cumplido su ciclo, mostraban su larga presencia en la zona, restos de bosques más impontantes, anteriores a su apropiación para la crianza del ganado. Los tabaquillos, asociados como siempre con algunos maitenes, nos mostraron su fortaleza en la zona más austral de su dispersión geográfica.


El segundo dí­a tuvo el condimento extra de la niebla que cubrió el terreno a partir del mediodí­a, y que nos acompañó hasta lo noche. Todo este dí­a, con sus permanentes subidas y bajadas, que nos llevaron temprano hasta un tope cercano a los 2000 m, y con una bajada hasta los 1300 m del puesto donde hicimos noche, demandaron un gran esfuerzo de parte de todo el grupo, que supo enfrentar con magní­fico humor (las fotos que se acompañan no nos dejan mentir) a través de trepadas, bajadas, toboganes, culipatines, descolgadas… y todo matizado con espinosas autóctonas e importadas -¡maldita zarzamora!- y una visibilidad escasa que habí­a borrado horizontes y lejaní­as, dejando a la mirada en una permanente proximidad. La obstinación y el optimismo de los encargados de buscar los senderos, más el aporte tecnológico del GPS, y el acompañamiento del grupo, culminaron con una jornada que tuvo de todo menos aburrimiento. Las sonrisas cansadas que acompañaron el montaje de las carpas esa noche, encerraban todo el placer que sólo conoce y aprecia quien ha transcurrido por esos parajes de esa manera.


El íºltimo dí­a fue ya más tranquilo, con una caminata que todaví­a tuvo varias vicisitudes, incluyendo una travesí­a por los pinares de 30 años que se encuentran cerca de Alpa Corral, y culminó en la más antigua y tradicional pensión de la localidad, al calor de un hogar encendido y saboreando un cordero antes de emprender el retorno para Córdoba.

Fotos: Roberto Hernández, Mario Donicelli y Hugo Grimberg

Tre_1_anfitriones_1.JPG Anfitriones Tre_2_reino_del_molle_1.jpg El reino del molle
Tre_3_dedo.jpg El dedo de…¿quién? Tre_4_herradura.jpg La Herradura (¡linda subida!)
Tre_5_publicidad_1.jpg

Un poco de publicidad del CAC

Tre_6_descanso_con_vista.JPG Descanso con buena vista
Tre_6_subiendo.JPG Subiendo…¡ufff! Tre_7_alto_comechingones.jpg El alto Comechingones, al frente
Tre_8_espinillo_doblado.jpg Espinillo retorcido Tre_9_puerta.jpg Puerta a San Luis
Tre_10_pampa.jpg ¡Por fin la pampita! Tre_11_no_solo_carne.jpg No solo de carne y rocas vive el caminante
Tre_12_puesto_Villegas.jpg Puesto Villegas Tre_13_gris_y_rojo.jpg Gris y rojo
Tre_14_cerro_agujereado.jpg Cerro agujereado Tre_15_quebrada_inclinada.jpg Garganta inclinada
Tre_16_pareja_feliz.JPG ¡Pareja feliz! Tre_17_todo_el_grupo.jpg Todo el grupo
Tre_18_reino_del_granito.jpg Enpleno reino del granito Tre_19_cielorojo_3.jpg Cielo rojo al atardecer del 1er. dí­a
Tre_20_cueva.jpg Cueva (mañana 2º dí­a) Tre_21_sombras.jpg Como sombras en la roca…
Tre_22_nubes_lejos_1.jpg Nubes a lo lejos Tre_23_nubes_mas_cerca_1.jpg Ya más cerca
Tre_24_descenso_1.jpg Comenzando el descenso Tre_25_tabaquillo_1.jpg Tabaquillo sureño
Tre_26_osteopatia.jpg Osteopatí­a, estilo Homero S. Tre_27_m__s_rocas_1.jpg Rocas, y más rocas
Tre_28_primeros_pinos_1.jpg Primeros pinos, a lo lejos Tre_29_subida_1.jpg Otra subida, y van..
Tre_30_cruzando_las_grandes_rocas_1.jpg Cruzando las grandes rocas Tre_31_grandes_maitenes_1.jpg Los grandes maitenes
Tre_32_tobogan_1.jpg ¡Uuuupsss! ¿Tobogán o montaña rusa? Tre_33_formas_1.jpg Formas
Tre_34_figuras_raras.jpg Figuras en la niebla Tre_36_grupo_abrigado.jpg Comenzando el 3er dí­a (grupo abrigado)
Tre_37_pinos_y_plumeritos.jpg Pinos y plumeritos Tre_38_saliendo_del_pinar_1.jpg Saliendo del pinar
Tre_39_apilados_1.jpg Pilas caidas Tre_40_casa_Brigido_Gomez.jpg La estancia de don Brí­gido Gómez
Tre_41_p__al_reuma_1.jpg ¡hortigas p’al reuma! Tre_41_ultima_caminata.jpg Última caminata
Tre_42_profesional_1.jpg Un profesional al mando Tre_43_taban_ricas_las_empanadas_1.jpg ¡’taban ricas las empanadas!
Tre_44_ocaso_1.jpg Ocaso en bus Tre_0_RUTA.jpg Por aquí­ anduvimos (ruta segíºn don GPS)

Nos vamos para el sur…

de las Sierras Grandes! A preparar la mochila, que el 13, 14 y 15 de Agosto ya está confirmado el cruce Transcomechingones (esperamos que no sea tan largo como esta palabrita) Reserven sus lugares, que pinta para  una gran travesí­a, y nos presenta facetas desconocidas por estos lares de nuestras Sierras del Sur. Salimos el sábado temprano desde Córdoba, y arrancaremos en Cortaderas, en tierras puntanas, para llegar el lunes a Alpa Corral, la Perla veraniega del Imperio. Como siempre, los contactos, al

info@clubandinocordoba.org

o directamente, en la sede del Club, los miércoles, de 21 a 23 hs. ¡Los esperamos!

Trekking al Refugio el 9 y 10 de Julio

¡Y nos fuimos al Refugio! Se realizó la salida programada, que incluyó varios recorridos y algunos "voluntarios"…a la fuerza para colaborar en el cercado de las nacientes de la toma de agua. Gran clima, buena compañí­a, y cierta preocupación por el estado de la zona, fruto de la sequí­a. Se hizo claro para quienes no lo conocí­an, o que hace mucho que no subí­an, las razones por las que el Club está procurando reducir el impacto, al menos en esta época invernal, y ayudar a concientizar sobre el cuidado de la naturaleza en Los Gigantes.

PRIMERAS FOTOS (de Gabriel)

Tre_Llegando_al_Paso_del_Viento.jpg Llegando al Paso del Viento Tre_subiendo al Mogote Grande_1.jpg Subiendo al Mogote Grande
Tre_Frente_a_la_puesta_del_sol_1.jpg Observando la puesta del sol

TAFI – SIAMBON: montañas y valles… para recordar

 

Un dí­a y medio de sol y un dí­a y medio de llovizna y neblina (en realidad, el tiempo estuvo siempre igual; los que cambiamos de lugar fuimos nosotros) fueron el marco de la salida. El lugar, espectacular, como siempre. El valle de la Ciénega, alucinante. Anfama, el caserí­o en la niebla. El vino patero, no alcanzó, y el queso picante nos salvó la vida cuando no aparecieron unas empanadas que pretendimos conseguir. El descenso del tercer dí­a (900 m de zigzag en barro) generó diversas reacciones, todas ellas creativas: desde extraños pasos de ballet ruso, a un nuevo deporte (el mudboarding, o fangoterapia a la fuerza) y el 90% de la ropa con barro hasta donde te guste mencionar. Todo el tiempo que hubo sol tuvimos el acompañamiento de nuestro viejo amigo el Negrito, que nos cuidaba desde arriba (estaba 2000 m sobre nosotros), llamándonos…. quedamos que lo visitaremos un dí­a de éstos.

Como de costumbre, todo se cerró con unas milanesas a la napolitana y abundante cerveza en los alrededores de Tucumán, con saludos y nostalgias para las tres provincias que participaron en el trekking  (…y también de una Ciudad Autónoma ¡perdón, Guillermo!)

Fotos: Hnos. Donicelli (los Donatellos!), Roberto Hernandez y Hugo Grimberg

Vea el comentario de Raíºl Porta luego de las fotos

Tre_Grupo_inicial.jpg Grupo Inicial Tre_Llegando_a_la_escuela.jpg Llegando a la Escuela
Tre_valle_general.jpg Valle de Tafí­ Tre_alisos_en_subida.jpg Alisos en la subida
Tre_ovejas_alineadas.jpg Ovejas alineadas Tre_Intrusos_1.jpg Intrusos…
Tre_Di__logo_de_tres.jpg Diálogo de tres Tre_Caminos_ondulantes_1.jpg Caminos ondulantes
Tre_ovejas y ruinas_1.jpg Ovejas y ruinas Tre_circulos_en_la_ladera.jpg Cí­rculos en la ladera
Tre_circulos_y_escuela.jpg Cí­rculos y escuela Tre_relax_al_sol.jpg Relax al sol
Tre_rastrillada.jpg Rastrillada Tre_Negrito.jpg El Negrito a contraluz
Tre_Ci__nega_matinal_1.jpg Ciénega matinal Tre_ma__ana_2___dia.jpg Nubes a lo lejos
Tre_corrales_de_fiesta.jpg Corrales de fiesta Tre_chau_escuela_Cienega.jpg Ultima vista de La Ciénega
Tre_Corral_Negrito_y_caballo_1.jpg Corral, Negrito y caballo Tre_Puesto.jpg Puesto
Tre_Contraluz_con_nubes.jpg Contraluz con nubes Tre_Bordeando_la_mar_1.jpg Bordeando la mar
Tre_caballos_en_la_niebla.jpg Caballos en la niebla Tre_Arbol_en_la_niebla_1.jpg írbol en la niebla
Tre___Se_ve_Anfama...__1.jpg ¡Se ve Anfama! Tre_juan_chocobar.jpg El paisano Juan Chocobar


Tre_flores_violetas.jpg Flores violetas Tre_lupinos.jpg Lupinos
Tre_pata_de_vaca_2.jpg Pata de vaca Tre_ni__a_contenta.jpg Estos caminantes me dan risa…
Tre_Amanece_en_Alto_Anfama.jpg Amanece en Alto Anfama Tre_en_el_sendero_con_niebla.jpg Caminantes en la niebla
Tre_Pista_barrosa_1.jpg Pista barrosa Tre___Y_d__nde_est___el_piloto..._1.jpg ¿Y dónde está el piloto?
Tre_...el_piloto_1_1.jpg …el piloto… Tre_Un_tropez__n_no_es_ca__da_1.jpg Un tropezón no es caí­da!
Tre___Estar_fr__a...._1.jpg ¿Estará frí­a? Tre___estaba_fr__a__1.jpg ¡¡Siii!!! Estaba frí­a….
Tre_Arbol_con_orquideas.jpg írbol con orquí­deas Tre_A_cruz___si__ha_dicho.jpg ¡A cruzá si’ha dicho!
Tre_bromelias_y_cardones.jpg Bromelias y cardones Tre_por_fin_el_transporte....jpg ¡por fin llegamos al transporte!
tafisiambon.JPG

La zona recorrida

Click AQUí para
 el mapa animado
Tre_ERA_PARA_ALLA_O_PARA_ACA.JPG ¿Era por acá o para allá…? (¡Aguante, Miguel!) Tre_VETERANOS.JPG

¿Que hago yo con estos veteranos?

(¡Perdón, Pato!)

 Estas íºltimas dos fotos, dedicadas con cariño cordoooobés a los dos compañeros tucumanos que actuaron de anfitriones, y se ganaron nuestro respeto y aprecio.

¡Gracias, Perros Verdes de la Montaña tucumanos!

_______________________________________________________________

UN AGREGADO DEL LIBRO DE BITíCORA NICOLEÑO:

San Nicolás 22-6-05 –

1,30 hs

Piernas doloridas, corazón contento…

Siempre he querido trasladar mis sensaciones en el libro de bitácora.

Hoy en la madrugada nicoleña del dí­a siguiente a la travesí­a experimento esto de las piernas doloridas y el corazon contento.

La travesí­a desde Tafí­ del Valle (desde el paraje Los Cuartos hasta el Rí­o de La Hoyada próximo a Siambón, en la Pcia del Tucumán, significó una caminata fuerte por senderos de mulas o caballos de unos 35 km, pasando en primer lugar por La Ciénega ( rumbo al Norte de Tafí­). Valle alto con pastos amarillentos y majadas de ovejas, con el sol a pleno, a la Escuela de Alto de Anfama donde el paisaje selvático de la yunga , se expresó en esos momentos con neblina, cielo cubierto y vegetación abundantí­sima.

El íºltimo tramo de la caminata desde Alto de Anfama hasta el puente sob re el Rí­o de Hoyada o Rí­o Grande, a unos 6 km al Sur de Siambón sobre la ruta provincial 341, nos demandó a cruzar el referido rí­o en 12 ocasiones, así­ como vení­amos, con el agua a la rodilla. En el segundo cruce la emoción me dominó. No se muy bien como explicarla pues fue distinta a la profunda y visceral emoción de la cumbre del Laní­n, pero 7 años despues de aquello algo parecido sucedió. ¿Por qué?

Quizás el esfuerzo de las algo mas de 20 hs de caminata en 3 dias de marcha y sentir que era lindo mojarse "las patas" en el agua fresca de las alturas. Vadear el rí­o bastoneando para no perder el equilibrio, el agua transparente, el lecho pedregoso, la voluntad dominando sobre el cansancio, esa voluntad que hizo que no tomara agua en buena parte del descenso de Anfama hasta el lecho del rí­o, para no perder el ritmo del grupo.

Segíºn Fernando – el coordinador de la travesí­a- quizas la genética (de mi abuelo catalán) tenga algo que ver en esta actitud de montañista, de caminante, en un hombre de la pampa híºmeda que disfruta hasta la emoción ese contacto fuerte que significa la montaña y la vida en la naturaleza.

Caminamos arriba de las nubes, entre las nubes y debajo de ellas.

El primer dia y medio de marcha a pleno sol – por arriba de las nubes -(claro). Luego en el descenso a la yunga entre las nubes para finalmente mojarnos con una suave llovizna rodeado de la selva tucumana.

Raíºl Horacio Porta

¡GRACIAS, RAÚL!

Del Batan a las Nacientes del Ycho Cruz

 Otro balcón de las Altas Cumbres

El 16 y 17 de mayo, el Club realizó un trekking a la zona de la Quebrada del Batán y las nacientes del Rí­o Ycho Cruz, en las cercaní­as de Copina. Un decidido grupo, que incluí­a a los entrañables Jí¼rgens y Nelly, estuvo dos dí­as subiendo y bajando por los balcones que la Pampa de Achala ofrece sobre el valle de Punilla. Partiendo desde las cercaní­as de la Fundación El Condor –donde fuimos testigos del pequeño show de un águila mora en busca de su comida habitual– recorrimos la quebrada del Batán por arriba y por abajo, para retornar a las alturas por una dura subida que nos llevó hacia el tramos conocido como «de los puentes colgantes» en el viejo camino de las Altas Cumbres, donde acampamos en un hermoso lugar que habí­a ubicado previamente Eugenio.

Luego de un descanso reparador, partimos el domingo hacia el lugar donde los arroyos del Paso de la Esquina y del paso del Bayo se juntan con el incipiente Rí­o Ycho Cruz, en un ramillete de quebradas y cascadas que no dejan respiro al caminante. Nuevamente, la naturaleza nos proveyó con una yapa, con una bandada de más de 20 cóndores que, junto con algunos otros «parientes» cercanos, merodeaban un vacuno muerto al lado del sendero. A pesar de las molestias que significaron estos caminantes (de ida y vuelta), por allí­ se mantuvieron persistentes a la espera de la paz necesaria para almorzarse el festí­n que los esperaba.

Todo terminó en un «tercer tiempo» en Carlos Paz, pera reconfortar el cuerpo luego del esfuerzo de la caminata.

FOTOS: Roberto Hernandez y Juan Manuel Ortiz

tre_comienza_bajada.JPG Comienza bajada tre_columna_bajando.JPG Grupo bajando
tre_por_las_piedras__Pedro_.JPG Por las piedras del Batan tre_dulces_sue__os.JPG Dulces sueños…
tre_aguilon_.JPG Aguila mora tre_vamos__subiendo_la_cuesta.JPG Vamos subiendo la cuesta
tre_Eugenio_da_una_mano.JPG Eugenio da una mano tre_llegando_al_camino.JPG Llegando al camino
tre_barba___e_la_piedra.JPG Barba ‘e la piedra tre_reunion_nocturna.JPG Reunion nocturna
tre_flor_roja_y_camp.JPG Campamento tre_caminando_hacia_condores.JPG Caminando hacia los condores
tre_vuelo_en_formacion.JPG Vuelo en formación tre_empiezan_quebradas.JPG Empiezan las quebradas
tre_el_rayo_misterioso.JPG El rayo misterioso tre_cascada_Ycho_Cruz.JPG Cascada Rí­o Ycho Cruz
tre_te_vemos.JPG Te vemos, Roberto tre_observando_Paso_del_Bayo.JPG Observando Queb. Paso de los Bayos
tre_posados.JPG Paciencia, que ya se van los caminantes tre_ranita_observada.JPG Ranita lugareña