Mensajes en la categoría Trekking

Cronograma Trekking 2006

Junio 10 y 11: Refugio Aurelio Castelli Para distenderse, conocer los que aún no han ido, y colaborar en algunas tareas de mantenimiento. Además, tour guiado a las nuevas rutas de escalada.

Julio 8 y 9: Tres Árboles-Loma Bola – Recuperando una ruta desarrollada hace ya varios años. Caminando por la cornisa de Córdoba, bajando a uno de los enclaves más hermosos de Traslasierra.

Agosto 19/20/21: El Manchao – Catamarca – ¡Recorrido nuevo! Ascendiendo a los 4550 de la cumbre más alta del Ambato, duro, frío, y apunado… ¡para sufrir con gusto!

Septiembre 9 y 10: La Ola – Río Los Sauces – Un recorrido distinto por el borde occidental de la Pampa de Achala, con un cruce inolvidable del Mina Clavero apenas nacido.

Octubre 21/22: A confirmar  -Esta fecha originalmente estaba prevista para el fin de semana largo, pero se corre una semana.

Noviembre 11 y 12: Pirquitas/Nono – El nuevo clásico, pasa sacar balcón.

Diciembre 8/9/10: Retamilla… y algo más – Para terminar como todos los años, pero con algún extra, porque no solo de pirkking vive el trekking.

 

Al Negrito ese, ya lo conocemos bien…(ás fotos!)

Gabriel nos cuenta de la salida:

¡Nuevamente fuimos a Tucumán, al Negrito! ¡y por ruta nueva!. Esta pequeña provincia siempre nos recibe con sus maravillosas montañas; en esta ocasión estaban bañadas por nubes que le daban al paisaje un aspecto mágico.

Buena salida, a medianoche desde el Club, y felices por la comodidad del colectivo.

A las 5 o 6 de la mañana levantamos en la ruta a los tucumanos que nos iban a acompañar, porque no habían conseguido colectivo a Tafí.

Llegamos a las 7.30 e invadimos una panadería, el desayuno fue café con leche (cortado le dicen) con dos medialunas o tres tortitas (criollos)

1º DIA – 9.30 Llegamos a la quebrada (estimo unos 20 km más allá de Tafí por la ruta a Amaicha), empezamos a subir, bajo las torres de alta tension que se instalaron para suministrar energía a la mina de "Bajo de la Alumbrera". Atravesamos sobre un canal de piedra construido para desviar un cauce (tipo arroyo) de la quebrada que va a parar sobre la ruta y asi evitar que se la lleve. Allí buscamos agua para el resto del día, ya que hasta el Campamento 2 no encontraríamos más. Subimos con un sol hermoso y cielo despejado. Almorzamos cuando nos cansamos, en la cima de una loma. Vimos cóndores.  Se notaba la senda de 4 x 4 y motos y el daño que causan (no transitan por la huella sino que con la rueda delantera van mordiendo los costados -agrandan la senda- para poder ascender). Continuamos caminando ya cercanos a los 3500 metros, las pendientes se hacían mas "duras" y comenzamos a ver nubes, en realidad un mar de nubes al nivel de los tres mil metros. A los 3700 metros y ya agotados y seducidos por la suave pendiente y el suelo arenoso, armamos el Campamento 1, en un balcón espectacular con vistas a Tafí y el acceso al valle de Amaicha. Las nubes cubrían todo por debajo de los 3000 mts, por lo que asomaban las cimas, creando un espectáculo dantesco. Pudimos ver al Ñuñorco Grande y a al Cordon del Aconquija y un par de nevados que alcanzamos a divisar al caer el sol,  por el resplandor de sus nieves. El primer dia fue liviano y de adaptación, los "nuevos en la altura" se sintieron un poco "jaquecosos" y alguno que otro lo llamó a hugo!!! Pero la noche y la luna tucumana calmaron los espíritus y aflojaron los músculos.

2º DIA – Nos levantamos tarde, desayunamos y rapidito levantamos el campo, los primeros kilómetros fueron bastante "aclimatadores" dado la suave pendiente, la altura a la que nos encontrábamos y la noche que pasamos; luego comenzó a los 4000 metros la "SUBIDA", una pendiente de unos 1000 metros y 45 grados, al pié de la cual observamos unos motociclistas. Esta subida se transformó en la parte mas dura del recorrido, alguno pidió que le lleven la mochila y otros se tomaron su tiempo para subir. La escasez de agua se empezaba a notar. Al arribar a los 4150 mts nos encontramos con una gran vega (o mallín, como le decimos en Córdoba) con una suave pendiente y costado arenosos, ideales para acampar, y se decidió el Campo dos. El primer acto, ¡tomar mucha agüita fresca!; el resto de la tarde fue descansar, escalar con borceguíes y zapatos de payaso en un monolito cercano (15 metros, 5+ y 6a, muy buenos boulders, ¡cómo no llevamos las pédulas!). La mayoría del grupo ya estaba bien aclimatado.

3º DIA – Salimos tempranito en busca del Negrito, ascendimos por suaves pendientes, pasando cerca de las laguna de Vaca Wasi, hasta la base del morro que constituye la cima del Negrito, donde la pendiente se puso ardua y ventosa. Ya en la cima festejamos, de los veintiún participantes, veinte hicimos cumbre. Las nubes nos seguían acompañando desde los tres mil metros, por lo que desde nuestros 4620 metros teníamos una vista maravillosa, surrealista, de esas que invitan a zambullirse en las nubes u organizar un nuevo viaje a ese cerro que "esta al frente nuestro". Felicidad, mucha felicidad, esta es la palabra de esta cima, que para muchos fue la primera "experiencia en altura". Hermosa cumbre, feas chatarras, porque una cosa es una antena y otra muy distinta son los restos de antenas. Bajamos al campamento y almorzamos… como bestias. Levantamos las carpas y comenzamos el descenso al Campo 1, el sol nos acompañaba descendiendo también, en el borde del filo mas próximo nos dejamos cautivar por el valle de Amaicha y su colorido atardecer.

4º DIA – Amanecimos "enfriados" e inmersos en el mar de nubes, el efecto del sol sobre éstas y las montañas, nos fascinaba y la verdad no daba ganas de irse. Al comenzar a desarmar las carpas la escarcha se congeló y fue un buen momento para retomar el mate!!!. La bajada fue rápida y de a tramos rociada por una tenue lluvia que provocó algún resbalón. A los cinco minutos de llegar a la ruta, arribó el colectivo. el resto fue un pantagruélico almuerzo en Tafí que, aunque usted no lo crea nos sació!!!. Recorrimos un poco de Tafí y regresamos a Córdoba.

GRACIAS MARISA Y MIGUEL por este recorrido, gracias Tucumán por tanta montaña.

De Olga:
Todas las ganas y fuerzas para el gran desafío, 4600 mts, yo creía que mi caja toráxica era amplia y resistente, pero… ¡oh! ¡ooooohhhhhh! mi cabezota no funcionó, o al menos no la tuve en cuenta. ¡Pero qué pasó! … Si allí estaban "Los D’artagnan". ¡Qué grandes son, qué solidaridad! Si no fuera por todo eso, el Club Andino no existiría!. Los quiero mucho a todos, y nuevamente gracias por cargar con la mochila, darme fuerzas, y esperarme para llegar junto con Uds.
Pero… si subieron la mochila… ¿porqué no la bajaron? ¡LA TUVE QUE CARGAR YO! ja ja ja   GRACIAS!!!

 FOTOS: Gentileza de Juan, Fabricio, la Sole, Olga y Pablo, y Miguel.

  Nevados del Aconquija Para soñar… Nevado de Cachi (Salta) 
   Andamo' tirao 'e guía, andamo    ¡LO HICISTE DE NUEVO, CACHITO!
 NATURALEZA VIVA  TUCUMANA  (Flora y fauna)  
   Espinuda con flores    Yaretas
   Guanacos    Más guanacos
   Condor y…    Abejita laburante
   El primo Juancho    Te presento a mi mami…

 

 

 

Quebrada del Yatán: se fue la primera

Con un rosario de quejas de parte de tobillos, rodillas, espaldas y una que otra ampolla despistada, se puso en marcha por un año más la actividad de trekking en el Club. Reuniendo placer y compromiso, realizamos la recolección anual de semillas de tabaquillo, para el Proyecto de Reforestación de las Sierras Grandes, en la zona de la Quebrada del Yatán.

El buen tiempo acompañó, salvo algunas neblinas ya clásicas en esos terrenos altos, y nos regaló una luna espectacular sobre el cielo de la pampa y Calamuchita.

El recorrido emuló de alguna manera el que realizamos en 2005, pero la novedad fue el acampe en un puesto abandonado que no habí­amos utilizado anteriormente, con un acceso relativamente sencillo a la Quebrada, y con un hermoso arbolado de mimbres que garantiza sombra y leña en caso de ser necesario.

La noche del sábado mostró nuevas aristas de la tecnologí­a metalíºrgica para la invención de parrillas, la que se pobló con una onda «new age», en amable compañí­a de carnes con algunos calabacines.

La Quebrada, como siempre, convocó a la contemplación tranquila, asombrando con sus cascadas a los que la visitaban por primera vez. Los tabaquillos nos ofrecieron sus semillas, y hubo algunos audaces bañistas en el «jacuzzi» hipotermal (¡splash!)… que fue como terminaron luego de internarse en sus aguas.

De ida y vuelta visitamos a doña Eugenia de Rosales, que solita en su puesto nos recibió con su ya tradicional amabilidad, ofreciendo su agua fresquita y enviando saludos a todos los conocidos del Club, que la han visitado durante tantos años.

Finalmente, la tarde del domingo nos encontró bajando a la Cumbrecita, engalanada aíºn del verde del verano, paladeando algunas zarzamoras tardí­as, y haciendo cuentas de cómo encarar el próximo desafí­o… ¡Semana Santa en Tucumán! ¡De nuevo al Negrito, esta vez por otro rumbo, ví­a las lagunas de Waca Wasi! ¡Allí­ nos vemos!

Fotos gentileza de Raíºl Benaví­dez

Tre_Y_vista_Cumbrecita.JPG Vista de La Cumbrecita Tre_Y_ranchito_Eugenia.JPG Detalle del Puesto Rosales
Tre_Y_balconeando_calamuchita.JPG Balconeando sobre Calamuchita Tre_Y_colores_en_la_tarde.JPG Colores en la tarde…
Tre_Y_trabajar_deforma.JPG Algunos se deforman cuando tienen que trabajar Tre_Y_alumbrado_lo_oscuro.JPG Alumbrando lo oscuro
Tre_Y_sacando_fotos.JPG Sacando fotos en la Quebrada Tre_Y_cascada_superior_y_media.JPG Cascada superior y media
Tre_Y_tiempo_de_mirar.JPG Tiempo de mirar Tre_Y_cruzando_el_arroyo.JPG Cruzando el arroyo, de regreso
Hongos y flores      
Tre_Y_amanita.JPG Amanita tentadora… Tre_Y_digitalis.JPG Digitalis modesta…

Se fue el último del año

 

El segundo finde de diciembre (10 y 11) se llevó a cabo la peregrinación anual al santuario de pirkking de La Retamilla, tradición que ya lleva varias camadas de fieles a sus ceremonias tan diversas como nutricias.

Se dieron todas las condiciones para un evento memorable, incluyendo buen tiempo, algunas nubes para mitigar los soles de diciembre, buena onda para recorrer los kilómetros necesarios para llegar al destino, carne tierna para el asadito, y horno dispuesto para innovaciones culinarias. La partida arrancó de las Casas Nuevas, de la querida familia Bazán, que estaba inaugurando su nuevo salón en el puesto al pie de Los Gigantes; nos llevó por todo el borde norte del macizo, mostrando los paisajes que llevaron, hace 300 años, a definir como «la cordillera» al borde sur de la Estancia de La Candelaria, por donde discurre el sendero que transitábamos, enmarcado por el granito que hoy es meca de escaladores del centro del paí­s. El mediodí­a nos encontró en la puerta de la Retamilla, un espectáculo siempre renovado para descubrir la quebrada; y al poco tiempo, ya colocábamos las carpas en el puesto del Hueco Verde, que con las lluvias de la primavera, adquiere todo el color a que hace referencia su nombre.

Renglón aparte merecen las flores: una explosión de cactus, combinados con verbenas rojas y violetas, tréboles, portulacas (que son casi exclusivas de la zona), y diversas flores amarillas entreveradas en los prados verdes, que entusiasmaron a todos, especialmente a los fotógrafos. También hubo avistaje de aves varias, destacándose algunos cóndores posados en las cercaní­as del puesto y rondando la luna creciente, y en el retorno, un gauchito muy particular.

El horno de pan comenzó a funcionar casi de inmediato, con fogonero tucumano incluido, arrancando con chipá calentito, y siguiendo con 9 docenas de empanadas, cuya «carbonada», «picadillo» o «recao» en esta oportunidad fue aportado por una mano femenina, pero que «sufrieron» la colaboración de algunas manos para el repulgue, y de muchas más para consumirlas. También hizo falta, como todos los años, algíºn revoque extra para sellar un poco las pérdidas de calor. Por fin, el asado coronó la noche, que a cierta altura, mostraba miradas luminosas por esos extraños efectos de la sierra alta.

El domingo fue de tranquilo amanecer, con paseos varios que terminaron casi todos en los bordes de los arroyos, y con algunos remojones audaces, a pesar de las frescas agí¼itas serranas. Para las 5 de la tarde, el grupo ya habí­a llegado a Dos Rí­os, donde la espera del transporte se hizo «remojados» en el Rí­o San Guillermo. Todaví­a restó una parada nuevamente en lo de los Bazán, que nos esperaban con sus empanadas fritas, y algo de cerveza fresca, que acompañó al brindis de despedida, hasta el año que viene, de las actividades de la Subcomisión de Trekking.

ALGUNAS FOTOS MíS – Gentileza de Raíºl Benaví­dez, Sole Rojas y  Miguel Santaella

Tre_2_guia_nueva.JPG Probando nuevas guí­as Tre_3_quebrada_y_ruta_a_LR.JPG La ruta hacia la Retamilla
Tre_4_llegando_a_la_puerta.JPG Llegando a la puerta de La Retamilla Tre_6_quebrada_lateral.JPG Una quebradita lateral…
Tre_7_haciendo_chip__.JPG Haciendo el chipá Tre_12_empanadas_al_horno.JPG Buen fuego pa’las empanadas

Tre_16_cascada.JPG

Cascada cerca del puesto Tre_16_pampia_con_circulos.JPG Cí­rculos en la pampita
Tre_17_pensativa.JPG Buena época para pensar… Tre_19_empezando_a_bajar.JPG Comienza la bajada
Tre_18_desayuno.JPG Desayuno envidiado Tre_20_quebrada_lateral.JPG El agua y la roca
Tre_21_pirca.JPG Largas pircas… Tre_22_saltando_pircas.JPG …¡para saltarlas!
Tre_23_dos_rios.JPG Los primeros en Dos Rí­os
MAS FLORES
Tre_30_cactus_plus.jpg Cactus con brillos Tre_31_geometrico.jpg Figura geométrica
Tre_33_rojo_rosa_amarillo.jpg Rojo, rosa y amarillo Tre_38_zenna_florecida.JPG Zenna florida

¡FELIZ 2006, Y BUENAS MONTAÑAS PARA TODOS!

LA RETAMILLA EN DICIEMBRE: CIERRE DE TEMPORADA

 

¡NO SE LO PIERDA! 10 y 11 de Diciembre, el Hueco Verde, Quebrada de la Retamilla: ¡No se repite! ¡Pirkking de cierre de temporada! La invitación está hecha: los que participaron del trekking en el 2005, y todos los años previos; los que quieren conocer el lugar; los escaladores con ganas de reponer fuerzas; los veteranos con ganas de revivir experiencias; los acalorados con ganas de refrescarse; los que tienen la vocación frustrada de panaderos, pasteleros, empanaderos y afines… en fin, los que tienen ganas de caminar poco, disfrutar, y cerrar la temporada con amigos. Informes, como siempre, los miércoles en la sede del Club; o a los teléfonos 0351-4612550 o 0351-4234638; o al correo electrónico

info@clubandinocordoba.org

PLAZAS LIMITADAS – ¡IAME  IAAAAA!