Mensajes en la categoría Institucional

BIBLIOTECA – LIBROS – DVD – NUEVOS TITULOS

El Club Andino Córdoba dispone de una interesantísima colección de libros y DVDs disponible para préstamo a Socios con su cuota al día.

Tenemos manuales, biografías, mapas, revistas Desnivel, DVDs con software, video cursos, películas en DVD y películas VHS pasadas a DVD, en lo que busques y mucho más.

Haciendo clic aquí accedés al listado actualizado de libros Biblioteca de Montaña del Club, en formato .PDF

 

Y el listado de películas en DVD,  con los últimos títulos incorporados  AQUI

 

Se puede consultar en sala y retirar material en el horario de atención de la sede del Club, los miércoles y viernes de 21 a 23 hs en 27 de Abril 2050

¡Te esperamos!

 

 

 

NOTICIAS: Feliz cumple querido Club!!

"Allá por 1954 se gestó la idea de formar un centro de andinismo en Córdoba. Algunos de quienes después serían Socios Fundadores convocaron a una reunión abierta, se dieron charlas de divulgación y se realizó una exhibición en la vidriera de un local céntrico mostrando a los paseantes carpas, mosquetones, cuerdas, etc. También se colgó un letrero donde se invitaba a todos los interesados en formar un grupo de montañismo, a concurrir a la Dirección de Educación Física de la Universidad Nacional de Córdoba, al 600 de la calle 9 de Julio, un día y hora específicos. La convocatoria surtió efecto y los allí reunidos decidieron crear un club de monaña…"

 Leer la historia completa.

ANIVERSARIO: VEINTE AÑOS NO ES NADA

Se han cumplido en estos dí­as veinte años de un hecho memorable para el montañismo: el 18/02/86, un grupo de cordobeses, luego de recorrer la "Ví­a Francesa" del ’54 en la pared sur del Aconcagua, salieron al filo del Guanaco por la ví­a Messner y coronaron la cumbre. Aquél logro, realizado en estilo alpino, estuvo a cargo de un equipo de andinistas del Club Andino Córdoba, integrado por Jorge Tarditti (30), Eduardo Tarditti (28) y Raíºl Storino (29), con el apoyo en el campo base de Cristina Agí¼ed. Eran la primera cordada argentina por esa ruta combinada. Luego de una progresión de ocho dí­as signados por el mal tiempo, con cuatro acampadas en los diferentes tramos de la pared (el íºltimo un vivac a unos 6000 mts), pero con un entusiasmo y determinación a prueba de adversidades, el grupo alcanzó la cumbre. Extractamos del Diario de Raíºl Storino el dí­a clave de la escalada:

 

 “19/2: Salimos temprano pues amenazaba nevar. A las 8:00 hs estábamos en camino por la parte final de la Pala (Messner); a las 14:30 se terminó todo, llegamos al Filo del Guanaco y un grito unánime aflojamos nuestras tensiones de todos estos dí­as que se alargaron a casi el doble, ya que entramos en la pared pensando en hacerla en sólo 4 dí­as , y en realidad nos llevó 8 por causa del mal tiempo.

Tre_rutaaproximada.JPG

 

Fuimos a la cumbre y coronamos a las 17:00 hs., en medio de un temporal. Luego regresamos por la ruta normal y dormimos en el refugio Berlí­n.”

 

Al dí­a siguiente llegaban a Plaza de Mulas, y se zambullí­an en abrazos inolvidables con la comunidad de amigos montañeros que se encontraba allí­; unos dí­as más tarde, los alcanzaba la cordada mendocina a la pared sur (A.Randis con 3 andinistas mendocinos y un colombiano), que habí­a partido al mismo tiempo que ellos desde Plaza Francia, continuando los festejos.

 

No fueron solo festejos por la pared sur: aquella temporada, Jorge, Raíºl y Cristina ascendieron en el dí­a la cumbre del Aconcagua por el Glaciar de los Polacos, ví­a directa; y Jorge escaló la pared sur del Cuerno (5.400 mts), en solitario, también en el dí­a.

 

Tre_diario_1.JPG
La Voz del Interior, 13/03/86

Pero….¡veinte años no es nada! Este mes de febrero de 2006, para la misma fecha en que el equipo del ’86 comenzaba su escalada, Jorge “Yuyo” Tarditti coronaba nuevamente la cumbre del coloso de América, esta vez por la ruta normal, como guí­a de un grupo de escaladores….Nuevamente, el retorno a Plaza de Mulas fue buena excusa para que la comunidad de montañeros celebrara el aniversario, al que se volvieron a unir los mendocinos que estaban celebrando el suyo propio. ¡Nuestras felicitaciones al “Yuyo”, al “Jim” y al “Poli” por el aniversario! ¡Y en particular a Jorge, que lo encuentra en plena actividad de montaña!

 

Fuente: Memoria anual CAC, año 1986. Revista CAC “40 años”, 1994. “La Voz del Interior”, 13/3/86 (Gentileza Nati Storino). Y los recuerdos del Yuyo…

REFORESTACIÓN EN EL REFUGIO

 

El 26 y 27 de noviembre se realizó un pequeño operativo de reforestación en el Refugio Aurelio Castelli. Se plantaron 200 ejemplares de tabaquillos, fruto del esfuerzo de algunos socios y del vivero del Proyecto de Reforestación; y se hicieron tareas de mantenimiento de algunos sectores de alambrados en la zona de la toma de agua. Participaron Mónica y Ricardo, junto con Patricia, Carolina y Fernando; contaron con la inestimable ayuda de Inés, César, Julia, Marí­a, Georgina y Francisco, todos de Alta Gracia; y la colaboración de Fede, que hizo un alto en la escalada para participar. ¡Gracias a todos!

ALGUNAS FOTOS DE LA TAREA

 

Refu_moni_cesar_ines.JPG Monica, César e Inés plantando Refu_hombres_trabajando.JPG …por aquí­ va el próximo…
Refu_ines_regando.JPG Un poco de agua para la sed…

Refu_trabajando_para_crecer.JPG

Trabajando para crecer

TREPANDO LOS ANDES cuando se estaban haciendo los mapas

 

¿Qué ideas pasan por la cabeza de un hombre que, a los 40 años, con sólo quince de residencia en el paí­s, se larga a caballo –y cuando hiciere falta, a pie- a recorrer la Cordillera patagónica… desde el recientemente fundado Neuquen, hasta Punta Arenas… todo esto en 1904?

biblio_onelli1.jpg

¿Con qué instrucciones fue este agente del gobierno argentino –pues ese era su rol– a recorrer las comisiones que todaví­a, en ese tiempo, estaban definiendo la geografí­a de la cordillera patagónica, adentrándose por los bosques, vadeando sus rí­os, pasando al otro lado cuando fuera necesario, rastreando por las costas de los lagos, por crestas montañosas, o por el borde de las interminables bardas, la presencia de estos geógrafos locos, aislados, tan solitarios como él?

Guí­a de viaje, descripción geográfica, relevamiento de flora y fauna, datos antropológicos sobre los habitantes primitivos –todaví­a sus compañeros de aventura- todo eso y mucho más es este pequeño librito, que se puede leer de un tirón… o detenerse a revisar lugares que muchos de los lectores ya han recorrido, con muy distintos medios de transporte. Es entonces cuando la escritura florida de este italiano a caballo entre dos siglos, adquiere un sabor especial: sabemos de lo que está hablando; la montaña, los lagos y los rí­os que cruza son también parte de nuestra memoria, y la magnitud del recorrido se hace presente.

Hay otra mirada también, que recorre todo el texto, contradictoria, como no podí­a ser de otra manera, en su condición de hombre de la “ilustración” europea inmerso en las profundidades de la cordillera patagónica, compartiendo con paisanos -criollos, mapuches o tehuelches- la supervivencia en esos parajes. Sorprende aíºn, 100 años después, el grado de “modernidad” de sus observaciones, de sus acciones, de su equipo. Esa mirada moderna no escatima comentarios, crí­ticas, sugerencias; percibe el drama que subyace en la conquista que aíºn resta por completar, pero su convicción lo proyecta a un futuro de rutas y camiones que parecen casi imposibles para la imaginación más afiebrada de principios del siglo XX. Por supuesto, leí­do en clave actual, puede uno considerar ingenua (o no tanto) esa mirada.

Último comentario: si alguna vez el lector llegó a un hito fronterizo entre Argentina y Chile en medio de la Cordillera… dedí­quele un recuerdo a estos audaces que los pusieron hace más de cien años, acarreando los 300 kg de hierro por lugares inimaginables.