Mensajes en la categoría Biblioteca

VIERNES DE MONTAÑA: Presentación de Libros x2

Retomamos las reuniones de montaña!

El próximo viernes 13 de marzo, desde las 21hs,  se presentarán en la sede 2 libros:

 "El Cóndor Andino en las Sierras Centrales de Agrentina"

de la Dra. Carolina N. Gargiulo

+

"La Magia del Cóndor"

de la Dra. Sandra Gordillo

 

 

Como siempre, luego de las presentaciones, compartiremos los tradicionales choris. 

 

 

 

BIBLIOTECA – LIBROS – DVD – NUEVOS TITULOS

El Club Andino Córdoba dispone de una interesantísima colección de libros y DVDs disponible para préstamo a Socios con su cuota al día.

Tenemos manuales, biografías, mapas, revistas Desnivel, DVDs con software, video cursos, películas en DVD y películas VHS pasadas a DVD, en lo que busques y mucho más.

Haciendo clic aquí accedés al listado actualizado de libros Biblioteca de Montaña del Club, en formato .PDF

 

Y el listado de películas en DVD,  con los últimos títulos incorporados  AQUI

 

Se puede consultar en sala y retirar material en el horario de atención de la sede del Club, los miércoles y viernes de 21 a 23 hs en 27 de Abril 2050

¡Te esperamos!

 

 

 

TREPANDO LOS ANDES cuando se estaban haciendo los mapas

 

¿Qué ideas pasan por la cabeza de un hombre que, a los 40 años, con sólo quince de residencia en el paí­s, se larga a caballo –y cuando hiciere falta, a pie- a recorrer la Cordillera patagónica… desde el recientemente fundado Neuquen, hasta Punta Arenas… todo esto en 1904?

biblio_onelli1.jpg

¿Con qué instrucciones fue este agente del gobierno argentino –pues ese era su rol– a recorrer las comisiones que todaví­a, en ese tiempo, estaban definiendo la geografí­a de la cordillera patagónica, adentrándose por los bosques, vadeando sus rí­os, pasando al otro lado cuando fuera necesario, rastreando por las costas de los lagos, por crestas montañosas, o por el borde de las interminables bardas, la presencia de estos geógrafos locos, aislados, tan solitarios como él?

Guí­a de viaje, descripción geográfica, relevamiento de flora y fauna, datos antropológicos sobre los habitantes primitivos –todaví­a sus compañeros de aventura- todo eso y mucho más es este pequeño librito, que se puede leer de un tirón… o detenerse a revisar lugares que muchos de los lectores ya han recorrido, con muy distintos medios de transporte. Es entonces cuando la escritura florida de este italiano a caballo entre dos siglos, adquiere un sabor especial: sabemos de lo que está hablando; la montaña, los lagos y los rí­os que cruza son también parte de nuestra memoria, y la magnitud del recorrido se hace presente.

Hay otra mirada también, que recorre todo el texto, contradictoria, como no podí­a ser de otra manera, en su condición de hombre de la “ilustración” europea inmerso en las profundidades de la cordillera patagónica, compartiendo con paisanos -criollos, mapuches o tehuelches- la supervivencia en esos parajes. Sorprende aíºn, 100 años después, el grado de “modernidad” de sus observaciones, de sus acciones, de su equipo. Esa mirada moderna no escatima comentarios, crí­ticas, sugerencias; percibe el drama que subyace en la conquista que aíºn resta por completar, pero su convicción lo proyecta a un futuro de rutas y camiones que parecen casi imposibles para la imaginación más afiebrada de principios del siglo XX. Por supuesto, leí­do en clave actual, puede uno considerar ingenua (o no tanto) esa mirada.

Último comentario: si alguna vez el lector llegó a un hito fronterizo entre Argentina y Chile en medio de la Cordillera… dedí­quele un recuerdo a estos audaces que los pusieron hace más de cien años, acarreando los 300 kg de hierro por lugares inimaginables.

LIBROS: MAS CERCA DE MI PADRE: La otra mirada necesaria

 

bibl_mi_padre1.jpg

El libro de Jamling Tenzing Norgay, “Más cerca de mi padre”, (con la colaboración de Broughton Coburn, Adventure Press, National Geographic, 2001) provee la otra mirada necesaria sobre la montaña más alta, y más conocida del mundo. Es la voz de varias generaciones de montañistas sin prensa y sin nombre, al principio meros níºmeros, y paradojalmente, los menos conocidos, los que más arriesgaron, y los que más daño sufrieron a lo largo de la historia de su montaña.

Jamling es el hijo de Tenzing Norgay Sherpa, el compañero de cordada de Edmund Hillary en la primera ascensión al Everest. El libro es el relato de su recorrido tras las huellas de su padre; también es el relato –con los datos de primera mano que conocí­a- de los claroscuros del Everest de 1953. Pero es también varios libros más: es la mirada de los sherpas, el pueblo que entre Tibet, Nepal y la India, siempre consideró al Chomolugma como su montaña sagrada, y de su recorrido desde la cultura budista tibetana hasta el presente moderno.

Es el relato de una ascensión filmada en 1996 (la expedición IMAX), en la cual Jamling repite la historia de cumbre de su padre. Y es, también, en forma tangencial, la otra mirada sobre la tragedia que ese año se abatió sobre la superpoblada cumbre del Everest, ya abundantemente descripta por varios de sus principales protagonistas.


En suma, son una serie de miradas necesarias, de voces antes calladas, sin las cuales la montaña no serí­a la misma. Vale la pena su lectura, tanto para el montañista, que anhela siempre algo más para su actividad, más allá de la técnica o del mero relato, como para el lector comíºn; ambos se encontrarán con una abundante documentación fotográfica y de antecedentes de montaña. Y se encontrarán con un libro fascinante, prologado por el Dalai Lama, y recomendado por Reinhold Messner.

LIBROS: K2 – EL NUDO INFINITO – Sueño y destino


biblio_ks.jpg

Las historias que se entrecruzaron el verano boreal de 1986 en el K-2, (o Chogori) la segunda montaña más alta del mundo (y, según todos los testimonios, más dificultosa que el Everest), son relatadas por el autor con las características de la tragedia -es decir, desde el comienzo sabemos que el destino de los participantes está ya determinado- pero con la particularidad de hacerlo en primera persona. Kurt Diemberger (54 años), el autor, viejo montañés y cineasta austríaco, encaraba por tercera vez "la montaña de su vida" junto a su compañera de cordada y de equipo de filmación, Julie Tullis (46), la primera inglesa en escalar un ochomil, y con la misma fibra y determinación que su coequiper. Norteamericanos, italianos, austríacos, polacos, vascos y coreanos conformaron las diversas expediciones que ese año coincidieron cubriendo de carpas el campo base en la morrena del Glaciar Godwin-Austen, desde donde se disponían a atacar por diversas rutas el sueño que los unía. Los casi veinte años pasados desde entonces no han desactualizado el libro, ni lo han vuelto menos interesante.

Todos, excepto los coreanos, lo hacían según el estilo alpino, sin oxígeno ni porteadores de altura. De los montañistas que participaron, 27 hicieron cumbre; para tomarle el peso a esta cifra, hay que tener en cuenta que en los treinta años previos, sólo 39 lo habían hecho. Pero, a la altísima tasa de riesgo que tenía la montaña (12 víctimas), se sumaron 13 más en diversos episodios: por cada dos escaladores que hicieron cumbre, uno no volvió.

Pero el libro se lee como algo más que una tragedia anunciada: es un apasionante relato de montaña, desde el privilegiado punto de vista de los treinta años de experiencia del autor, con magníficas fotos, mapas y esquemas explicativos; es un balance y advertencia desde los resultados de la experiencia, para conocimiento y valoración de quienes se aventuran a la "zona de la muerte" por encima de los 8000 metros de altura (resistieron 10 días allí); es -como todos los relatos de estas tragedias- un intento de explicar y justificar los hechos, aventar críticas, y tratar de expresar lo inexpresable: qué

biblio_nudo_infinito.jpg

Pelbe, el Nudo Infinito

lleva a tomar decisiones que, desde lejos y desde abajo, parecen increí­bles.

Y por último, es también un sentido homenaje a su compañera de cordada, haciendo evidente el profundo sentimiento que los unía: habían filmado juntos en el Broad Peak, en el Nanga-Parbat, en el Everest, en el K-2 dos años antes; habían ganado premios internacionales con sus películas; habían registrado documentos etnográficos en valles y selvas del Tibet y Sinkiang (China).

Tenían en esta montaña un sueño; y un destino, como lo expresa el título del libro, que los llevaron a desandar "el nudo infinito", uno de los ocho símbolos de la suerte en la tradición tibetana, también llamado el nudo de la vida, y del amor.