Escrito por Ignaccio

TREKKING: Quebrada de la retamilla. RELATO!

Quince días ya son suficientes para recuperar el estado de ánimo y procurar relatar este trekking al cual llegamos como invitados…. Digo que son suficientes porque me hubiera resultado imposible teclear un relato aquel lunes en el que descubrí que no me respondían los más ínfimos músculos de la mano, ni siquiera para poder tomar la afeitadora…

 Fuimos 7 los Álvarez que se sumaron al ya veterano decano de la familia que confiesa mas de 20 años de montaña y que asumía la osada responsabilidad de poner a caminar a su nada deportista sobrino, su esposa docente y los 5 vástagos que si, le despertaban algo mas de confianza, salvo uno…, Javier, que no por falta de ganas sino de piernas aptas y conciencia implicaría el mayor desafío.

 Ya la preparación de mochilas fue un desafío, rescatar del fondo del placard las 6 bolsas de dormir compradas en oferta hace ya 4 años en el hipermercado, desempolvar la muy caminada mochila “Tarditti” de mis 20 años que luego sabría es o Chamonix… Encontrar la forma de que todo eso, mas la carpa para 5 personas, las vituallas para la tropa y hasta una botella de Colón Cabernet Sauvignon llegaran al destino, sin contar con los pañales… Resultaron aptas las 4 mochilas escolares que fueron despojadas de carpetas, libros y cartucheras muy a pesar de la resistencia de Julia, que durante el año había cuidado con esmero su prolija mochila, y que por “experimentada” sabía que su esfuerzo de un año se esfumaría en el primer resbalón y roce con la piedra…

 

Qué ponernos, qué sacar de cada amasijo de ropa que cada uno había preparado… Si hasta hubo que discutir para que Inés aceptara que el poncho blanco nieve de lana era inadecuado para el periplo… No mas que dos calzoncillos… una muda adicional?, no, no entra…

 

Despertar una tropa de 7 un sábado para estar en Córdoba a las 7:45 no es tarea fácil, mas sabiendo que Fernando, indefectiblemente  controlaría el cumplimiento de los compromisos asumidos….

 Logramos buscar a Pato justo a tiempo para que el teléfono de su casa lo tuviera que atender la perra, y pude contestarle el llamado a Fernando cuando ya estábamos en Mariano Moreno y Pueyrredon… Creo que se sorprendió…

 El grupo esperaba expectante a esta fracción numerosa de la partida, no era para menos, al igual que en la guía telefónica el apellido Alvarez ocupaba el 25 % de los lugares…

 El viaje a Casas Nuevas nos fue permitiendo conocer historias y proyectos personales, Fede (el electrónico) que describía su sueño ( o delirio?) de verano caminando la meseta de Somuncura a Curt; Pato, Fede (hijo Pato R.) y Germán que, para tranquilidad de Curt, esperaban estoicos frente al Cucú  de Carlos Paz…

 

Así llegamos a Casas Nuevas, el tiempo, fresco sugería una caminata distendida, lejos de los calores de Octubre y Noviembre; allí nos enteramos que subían con nosotros, cales y morteros de construcción ¡¿¡? lo que hacía en parte inexplicable las motivaciones de éste grupo…

 

Sabiéndonos parte del lastre del grupo procuramos ganar tiempo adelantándonos con Javier que demostró que sería uno de los desafíos mas grandes para cumplir nuestro cometido, quizás era mucho pretender que con sus 2 años y medio pudiera igualar a los mayores. Gracias a Dios, Inés, César, Julia y María ya podían asumir su propio desafío…

 

Así se fueron desgranando las primeras rocas, ascendiendo los senderos y conociéndose los desconocidos…

 

Eugenia supo ver lo impráctica que nos resultaba la séptima mochila de gorros, camperas y mochilas y ofreció llevarla, el “Yuyo”  (el Tarditti de mi mochila) se compadeció de los inconcientes que ponían a un infante en el sendero y lo puso a sus hombros en los senderos mas comprometidos, Fede había facilitado bastones…

 

Fernando, mi decano tío había demostrado cómo se debe hacer en caso de resbalón y caída, y así fuimos llegando al descanso y almuerzo…. En mi caso fue casi un desplome, mientras los chicos jugaban a ver quién se caía primero al agua… Por suerte, todos perdieron. También perdieron los que fueron recibiendo la rigurosa visita de Javier, que en cada “posta” recogía jugos, galletas, fiambre y todo comestible que pudiera ser engullido… Para eso si sabe caminar y hacer diplomacia…También empezó a preocupar su impacto a la hora de comer el asado previsto para la cena….

 Si alguno cree que con el almuerzo se alivianan los pesos, debe considerar que únicamente se reacomodan… Y había que seguir…

 

Curt pudo probar que su vocación frustrada fue la medicina, o engañó muy bien a Soledad cuando presto, descubrió la herida de la pierna para sanarla, Javier no olvidó su horario de siesta, para mi pena y la de María, que a modo de becerro lo portamos con mas esfuerzo que pericia…

 

Cuanto costó llegar a la Retamilla!!!, si yo creí que no nos quedarían fuerzas para siquiera desmontar la mochila y armar la carpa.

 Para mi sorpresa, el grupo tomó posición, armó carpas, preparó barro y reparó pronto un horno de piedras que resultó ser el destinatario de los morteros cementicios… si hasta cucharas de albañil viajaban en las mochilas… Quién trajo la carbonada??, porque en hábil trabajo de equipo surgieron no menos que 90 empanadas, que hasta las había vegetarianas…. Todas las funciones estaban acordadas todas se cumplieron con pericia, todos miraban con ansias ese fuego intenso que devoraba ramas y templaba piedras…

 Conocimos e intimamos con el Singani Tarijeño que Marcos mezcló hábilmente con una lata de frutas que circunstancialmente había en su mochila… Refrescamos Prontos, tintos, blancos, espumantes que largamente excedían el número de comensales…

A modo de ritual desconocido se acopiaron y enfriaron en el fresco cauce del arroyo….

 

Cuando la noche ya ocultaba rostros y sólo el fuego que caldeaba la piedra era un infierno, todos rodeamos el horno para esperar que Miguel, que junto a Leo se nos habían unido, transformara en realidad el deseo de probar las empanadas que prestamente se habían alineado en sus correspondientes asaderas…Confieso que temí el desborde…, que las masas se abalanzarían sobre las masas crujientes y doradas, pero primó la camaradería y una a una dimos cuenta de las especialidades tucumanas de Roberto.

En su espacio, el Fer doraba carnes y también truchas que habían sido robadas al río por Curt, Cesar y Fede (h. P. R.), y a pico de botella los ánimos iban alegrando la fiesta…

 

Lucila, que había superado sus vértigos festejaba a lo grande y si alguien creía que estaba todo hecho, no, aún se “cocinaba” un locro etílico que ayudaría a hacer mucho mas placentero el descanso…

 

La lluvia hizo lo suyo y amparados en el dulce goteo de la lluvia de la mañana nos excedimos en sueño hasta pasadas las 9:00.

 Mate y ronda…Relatos del festejo nocturno, dilucidar el horario en el cual Curt se durmió…

 Distensión, relatos de montaña, el proyecto bicentenario…, muchas siestas, otra vez de pesca, un paseo a la cascada y un conocerse mas intimo, a partir de la confianza que depara compartir un lugar y una circunstancia tan especial…

 

Seguramente muchas intenciones de repetir la experiencia quedarán postergadas por las rutinas y demandas diarias, pero cada momento vivido es un espacio amplio para la reflexión sobre la vida y sus demandas, sobre las rutinas y los tiempos cortos e inalcanzables…

 Aún queda el retorno, un sendero mas suave, aunque no por eso mas corto, recuperar cada botella, cada pañal, cada rastro de nuestro paso es un aprendizaje sobre lo mucho que cada día engendramos en contra de nuestra propia supervivencia, y qué aprendizaje para los chicos, que siguen cada ejemplo sin necesidad de reproches ni discursos.

 En el descenso, Javier tiene un padre mas averiado e incapaz de llevarlo, y brotan nuevas manos y hombros dispuestos a ayudarnos, con alegría y un respeto impresionante… Que linda forma de cooperar, de compartir, de vivenciar la necesidad del otro, de conmoverse por paisajes tan cercanos y tan poco valorados. Cuanta oportunidad para conocer y disfrutar de buena gente…

 

Cansados pero felices, con una forma diferente de festejar un año mas, con nuevos proyectos, con mucho por caminar….

 Que linda forma de festejar de otra forma esta fiestas!! Feliz Navidad!! Feliz Año Nuevo para todos!!

 

Con cariño María, Julia, César, Inés, Javier, Georgina y Francisco, los Alvarez Vallero!!

Trekking: Informe anti estres… caminando desde El Durazno hasta Loma Bola

El objetivo que planteaba la invitación al trekking era olvidarnos del estrés acumulado del 2009. ¿Cómo llegamos a ese objetivo?

Todo comenzó el sábado a las 6:30am (que siempre se estira un poquito) cuando partimos desde el Paseo Sobremonte hacia El Durazno (Calamuchita). En el camino hicimos una parada en una estación de servicio para cargar combustible a nuestro cuerpo con cafecito, golosinas, etc., ya que el primer día nos esperaba una subida de 1000 m y 1300 m de bajada el segundo día, con una distancia total de casi 40 km. En fin…. llegamos a nuestro punto de partida, la base de las altas cumbres, e iniciamos nuestro recorrido alrededor de las 10:30 a.m. aproximadamente, con mucho ánimo y entusiasmo.

Comenzamos con un paisaje muy árido que luego fue trasformándose cuando el contacto con la naturaleza comenzó a ser mas directo, descubriendo un lugar realmente agreste lleno de verdes árboles, rocas, vida espectacular y esa música que nos brinda la naturaleza que limpia nuestros oídos perturbados por el ruido de la cuidad. Apenas pasado el medio día y  antes de llegar a Cerro Blanco, paramos a almorzar. Esa instancia nos permitió charlar y conocernos más. Panza llena corazón contento… continuamos subiendo. En el camino tuvimos muchos compañeros bovinos, burros y caballos que no tuvieron inconveniente de posar para las fotos.

Después de muchas paradas para hidratarnos y cargarnos de energía, nos aproximamos a un puesto serrano donde pretendíamos acampar, pero con la generosidad del cuidador de esa propiedad pudimos refugiarnos en ese lugar, tener agua y no salir a buscarla; y la gran parte del plantel del grupo, "las mujeres" (aclaro para los que no saben) nos vimos beneficiadas con el baño. Llegamos y sin pensarlo dejamos nuestras mochilas y algunos comenzaron a preparar las carpas y la comilona. Caía la noche y entre mates y anécdotas se hizo la hora de cenar. Cenamos una comida suculenta y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente tempanito desayunamos y partimos rumbeando de vuelta hacia  Loma Bola. Esta ultima travesía ya planteaba un poco de dificultad para bajar, que con precaución no hubo inconvenientes. El descenso se hizo largo pero todos contentos por el regalo de la naturaleza y del disfrute en grupo. No podemos dejar de lado las risas y anécdotas donde todos nos prendíamos sin titubear, además de los resbalones por los yuyos y piedritas, que si no hubiésemos llevado palos y bastones habríamos llegado más rápido pero hechos pomada. También el sol dejó marcas de recuerdo en mucho de nosotros, y nuestros pulmones  se inflaron de aire puro.

Mas allá del lugar, que es muy lindo y de que nos acompañó un buen clima, fue muy importante que estuviese presente el sentimiento innato de compañerismo, ya que de otra manera se hubiese hecho difícil la travesía. Llegamos a un arroyito y cargamos agua para el último tramo. Llegamos por fin a la trafic y, cansados de la jornada fuimos a celebrar la excursión con comilona y bebidas abundantes!!!!

MUCHAS VECES TENEMOS TAN INCORPORADO EL TIEMPO, QUE NOS LIMITA, NOS DESGASTA Y NOS EXIGE QUE VIVAMOS ACELERADOS PARA TRATAR DE LLEGAR JUSTO A TIEMPO A TODAS NUESTRAS RESPONSABILIDADES, QUE NO NOS DETENEMOS UN INSTANTE A PENSAR EL VERDADERO ESFUERZO QUE NOS LLEVA CUMPLIR CON NUESTRAS COSAS; Y CUANDO LLEGAMOS A NUESTROS HOGARES SEGUIMOS PENSANDO QUE SOMOS UNA MAQINA QUE NUNCA PARA, QUE TODAVIA NOS QUEDA UNA PILA DE TAREAS A REALIZAR; NOS LAMENTAMOS PENSANDO EN LO QUE VENDRÁ Y NO DISFRUTAMOS EL DÍA A DÍA.

EN UNA DE ESAS, DOS DIAS NO PUEDEN REPARA TODA UNA CARGA DE UN AÑO A PURO MOVIMIENTO, PERO CREO QUE MUCHOS DE NOSOTROS EN ESTE VIAJE LO VIVIMOS COMO UN PRESENTE A PURO SENTIMIENTO; SIN VIVIR AL COMPAS DEL MINUTERO Y PERDIENDO AL FIN LA NOCIÓN DEL TIEMPO…

…………………………………………………..

Gracias, LUCIANA LACUNZA, por compartir estas vivencias con tan buena onda… y eso que fue tu primer trek con el CAC! …y para hacer más duradero el efecto, los facultativos recomiendan REPETIR LA RECETA!

PRÓXIMAMENTE. FOTOS!!!

TREKKING DE SEPTIEMBRE: Y SE VINIERON LOS CHICOS, NOMAS

 Como ésta no fue una salida cualquiera, hay que escuchar más voces que las de los habituales cronistas, que la buena onda y el buen criterio han hecho "rotativos". Así que, si quiere escuchar más de lo mismo, lea la nota a continuación.Pero si quiere escuchar a los auténticos protagonistas, haga clic "Yo quiero saber qué piensa Julia" , o también en "¿Qué opina Rocío?"  . Y si se anima a opiniones fuertes, puede optar por "Así lo vio César"   Con un poco de suerte, prometemos para más adelante otras opiniones….¡no se las pierda! Mientras tanto, puede ver los textos originales de Julia aquí , con dibujitos y todo; y los de César aquí . ¡NUEVO! AQUÍ VA EL COMENTARIO GRÁFICO DE JUAN MANUEL:

dibujuan.jpg Fue lindo ir a la montaña…. fue lindo dormir en la carpa 

 

Y aquí la palabra de nuestro trekadministrador/juez internacional/guía impar…bah, el Pisku:

Testeo de Equipo 
Los empresarios de la industria de los deportes extremos se perdieron una excelente oportunidad de realizar un testeo de sus productos en el campo, mientras que el CAC demostró una vez más que el equipo que realmente vale, el humano, no solamente tiene un presente, sino que tiene un mejor futuro, ya que los más pequeños se sumaron y nos llenaron las mochilas con sus ocurrencias, sus preguntas y sus pilas que no necesitan ser recargables, por que nunca se agotan…
 
Amanecimos el sábado en el Paseo Sobremonte, subiendo las mochilas a las traffic mientras Eugenia nos cebaba unos mates (esta vez que no viajaba, llegó más temprano que cuando se suma a la partida, sorpresas te da la vida…). Estaban varios de los de siempre y algunos nuevecitos, estábamos los viejos, tanto porque llevamos varios calendarios como los que son solamente veteranos de la montaña y, fundamentalmente, estaba la próxima generación: Lucas, Julia, Cesar, Rocío, Pablo y Juan Manuel, el motor de la movida de este fin de semana.
 
Salimos de La Docta, Autopista, Villa Carlos Paz, Camino de las Altas Cumbres, luego el caminito que va a la Ceferino Namuncurá, y cuando el caminito dijo, "hasta acá llegan las traffics" (en realidad lo dijo por medio de Salvador), a acomodar en las mochilas nuestra carga más preciada, los exquisitos cortes seleccionados por el Fer, con los que entrada la nochecita de Achala nos deleitaría luego de someterlos a una intensiva sesión de cama, pero no solar, sino de brasas, ya que un viejo elástico abandonado en la tapera sirvió, una vez más, de improvisada parrilla.
 
Luego de una corta caminata, con avistaje de cóndores incluida, llegamos en horas de la siesta al que sería nuestro hogar por 24 hs., se seleccionó el lugar para cada carpa, los más pulcritos corrieron la bosta, otros la aprovecharon para hacer el piso más tibio y mullido, se levantaron nuestras habitaciones de campaña y a almorzar que pica el bagre…
 
Una vez saciadas las urgencias alimentarias, cada uno a lo suyo, algunos a pescar, otros a ordenar el Salón de Usos Múltiples (S.U.M.) para la velada, otros a recorrer los alrededores y, los más osados, a dormir la siesta como Dios manda, por que es necesario descansar para estar en forma para la merienda.
 
La caída del sol nos reunió nuevamente frente al S.U.M. para darle un toque final a su acondicionamiento y para realizar las demás tareas necesarias para garantizar el éxito del pirking, se agregaron algunos asientos, se trajo un poco de leña para acompañar el carbón urbano porteado en las mochilas y, lo más importante, lo palmeamos a Fernando para alentarlo en su próxima y dura faena. La prensa amarilla insiste con que el mejor aliento fue un malbec que se le cayó por error a Leo en su mochila, no opinamos igual, pero que ladren Sancho, señal que el asado salió buenísssimo.
 
Mientras esperábamos la carne, la Bestia salteo una truchita en la sartén, fruto de la pesca vespertina del Fabi, que no sació el apeto, pero intentó acortar la espera del plato principal. Luego se degustaron los diversos cortes: morcilla, chorizo, costilla, vacío, pechito de cerdo…, muy escasamente regados (ya no quedan pirkinistas de ley), se hablo mucho y se rió más, siguió el Mantecol y la frutilla del postre fue una excelsa combinación de infusiones varias a cargo del Productor (mi querido Curt, usted sabe que lo que se valora es la intención).
 
Se fueron apagando las luces y cada uno a disfrutar de los ronquidos del compañero de carpa que le había tocado en suerte e, inclusive, de los provenientes de las carpas vecinas. En la madrugada, esa auténtica "Retreta del Desierto" dejó paso a la tormenta que con mucho viento y poca agua, puso más a prueba el temple de las personas que la resistencia de las carpas. Pero el sueño reparador cumplió su parte del plan y, en la mañana siguiente, salimos de las cuchas para encontrarnos con tímidos copitos de nieve cayendo sobre nuestras cabezas y sobre los pancitos con mermelada.
 
Luego, la obligada visita a la casita de cristal en donde nuestro Oficial de Justicia Charly, a cargo de las actuaciones, cumplió una vez más su rol y se hizo justicia. La cascadita, la exploración de unos restos de construcciones y unos refugios improvisados un poco más arriba, y de vuelta al campamento a almorzar, levantar todo y, ¡al sendero!
 
Durante la jornada siguió estando muy variable el tiempo, siguió cayendo alguna nevisca, siguió soplando el viento sur y siguió el bizarro grupo avanzando hacia Las Pirquitas. Para darle un poco de emoción al regreso, Nati se esguinzó, pero el de arriba nos mandó a Roque con su noble cuadrúpedo pintado, que alivió el tobillo de la doncella, la que, cual Dulcinea, se encaminó al punto de encuentro montada sobre el brioso corcel, mientras Martín se enchufaba el MP3 para no escuchar a su amada… perdón, quiero decir para aliviar su trance nervioso ante el imprevisto.
 
Luego un grupo se retrasó por algún que otro contratiempo menor y, ya entrada la noche, estábamos de nuevo juntos en las traffics, esta vez rumbo a… ¡la pizzería de Icho Cruz! Buenas pizzas, mejores cervezas y, a riesgo de sonar reiterativo, excelente compañía para compartir ese momento en que empezaron las despedidas, ya que César y Julia se encontraron allí con su papá. Otra vez a los vehículos y a dormir hasta Córdoba, que el cuerpo cansado y la panza llena lo reclaman.
 
Córdoba, la plaza, los abrazos, las despedidas, alguna incertidumbre y una firme certeza: lo haremos de nuevo.

ENSEGUIDA, FOTOS PARA TODOS LOS GUSTOS Gentileza de Eugenia, Martín S., Carlitos y el Fer

 01vado.jpg  02escuchando.jpg  04iniciando descenso.jpg
 Vado de las Piedras
 Escuchando las consignas
 Comenzando la bajada
 05elpuestoesnuestro.jpg  06todavia descansados.jpg  07condores y lago.jpg
 Apropiándose del puesto
 Todavía estaban descansados
 Cóndores y Dique La Viña
 08Carlitos Rocio Pato.jpg  09saludos.jpg  11pescados.jpg
 Rocí, Carlitos y la Pato  Saludando  ¡Qué pescados!
 12vistalbarrio.jpg  13bichocanasto.jpg  14quecharlan.jpg
 Ventana con vista al barrio  ¿Un bicho canasto….???
 Adiviná…¿de qué estarán charlando?
 15elegante.jpg  16subiremos.jpg  17disfute.jpg
 ¡Qué elegante!
 Mmmmmm….¿subiré?  ¡Ésto sí que es disfrutar!
 18relajados.jpg  19posta.jpg  20llegaron.jpg
 Algunos se relajaron…
 …otros la tenían posta
 ¿Hasta ahí llegaron?
 21eugecontrola.jpg  22ensayandoadherencia.jpg  23techando.jpg
 Ahhhh!  Controlaba la tía Euge
 Vamos a probar la adherencia es estas zapas
 Y ahora….¡a techar!
 24puesta sol.jpg  25y el asado.jpg  26cuidandoelfuego.jpg
 Se vienela puesta del sol
 …y ya empiezan a preguntar por el asado
 …que había que cuidar de las llamas
 27mimosos.jpg  28talpalo.jpg adormir.jpg
 Algunos se empezaron a poner mimosos
 De tal palo…¡tal astilla! Charly y Lucas felices
 Hasta mañana, Juan…..
 30equipo.jpg  32campcon sum.jpg  31guardian del lago.jpg
 Andamos tirado de equipo
 Campamento y S.U.M. con techo
 Parece un gardián del valle
 33maiten.jpg  34cascadaconnieve.jpg  35cueva.jpg
 Un maitén persistente y tenaz
 Cascada con copitos de nieve
Juan,César, Julia, y Lucas emergiendo de la cueva
 36baja la tormenta.jpg  37escalarcansa.jpg  38nati casa y mesa.jpg
 Viene bajando la tormenta de las AltasCumbres  Esto de caminar, cansa….
 Nati, cueva y mesa
 39descanso.jpg  40puesto.jpg  41caripelas.jpg
 Descansando  El puesto que nos albergó, colgado de las rocas  Adivine las caripelas
 42elveterano.jpg  43cuidar.jpg  44atacandocueva.jpg
 El veterano
 A este hay que cuidarlo de cerca…¡'ta muy barrigón!
 Atacando la cueva
 45noveonada.jpg 46ultimabajada.jpg  
 ¿Qué cueva? ¡Yo no veo nada!  La última bajada
 
     
     

 

TREKKING DE AGOSTO:Solifrepus y Quebrada de Malambo. RELATO

Una vez mas los amigos del Club Andino Córdoba nos juntamos para realizar un nuevo trekking, Los Solifrepus y la Quebrada de Malambo.

En esta oportunidad el destino seleccionado fueron las altas cumbres, al norte de Pampa de Achala.

La travesía realizada tuvo su inicio en la “ruta vieja” de las altas cumbres, ex RN20, y su fin en la RP28, en las cercanías de la escuela rural Liqueño.

Reunidos a las 7 AM en nuestro habitual punto de salida, la municipalidad de Córdoba, comenzamos nuestro viaje y sin pasar mucho tiempo estábamos pasando por Villa Carlos Paz, San Antonio e Icho cruz.

Una vez en el lugar, hito Norte de la RN20, comenzamos a caminar sintiendo que la jornada iba a ser muy calurosa y con un poco de humo en zonas aledañas que se encontraban incendiadas.

Entrando a la sierra y dejando atrás la civilización uno se da cuenta como los incendios son provocados intencionalmente. Vimos que muchos focos se encuentran ubicados en las cercanías de regiones pobladas y de fácil acceso como rutas principales. Cabe destacar que las condiciones del ambiente son ideales para los incendios y nunca falta algún piromaniaco o simplemente pelo….

Cuando comenzábamos a entrar en calor nos encontramos con nuestro primer río y una playa de arena “el río Icho Cruz”. Atravesando este accidente geográfico que nos presentaba el río, un pequeño encajonamiento, sin dificultad seguimos adelante.

Nuestro próximo avistaje era un bosque de pinos cuesta abajo donde teníamos que tomar como referencia para modificar nuestro rumbo, tratando de mejorar la misma ruta realizada años atrás.

Se acercaba el medio día y el sol sobre nosotros confirmaba la hipótesis, era una jornada muy calurosa. La temperatura superaba ampliamente los 30º C y el viento Zonda marcaba su presencia anunciando que estábamos próximos a la “Tormenta de Santa Rosa” quien no se hizo presente en nuestra travesía. Sin embargo esto no fue suficiente para que nos impida seguir adelante.

Al medio día decidimos almorzar a orillas de un afluente del Río Icho Cruz,  en reparo de la sombra y aprovisionamiento de agua fresca. Esta seria la ultima fuente de agua disponible en las próximas 24hs.

La jornada se hizo larga debido al agobiante calor, luego de 10 horas  y 18 Km. cuesta arriba recorridos llegamos al Campamento. El lugar previsto para pasar la noche eran las antiguas ruinas de un puesto serrano. Este puesto se encontraba prácticamente destruido pero no influía en nuestra alegría haberlo encontrado. Ya caída la noche, armamos las carpas y otros preparándose para hacer un vivac (dormir a la intemperie con elementos esenciales).

Entre un clima acogedor de amigos cocinamos algo caliente, un menú variado. Desde platos simples pero que no dejan de ser apetitosos como fettuccini a la Mediterránea (Knorr) pasando por un estofado de legumbres hasta incluso seso a la provenzal para los mas exigentes.

La noche comenzó con muchísimo viento como venia haciéndose presente el Zonda horas atrás, pero luego se calmo; todos dormíamos…

Un nuevo día, sol radiante, desayunamos compartiendo el agua que teníamos de reserva entre todos y nos preparamos para seguir caminando. Ahora el objetivo fue llegar a la Quebrada de Malambo, 5.5 Km. de nuestro campamento y disfrutar del imponente paisaje que nos presentaba la Madre Naturaleza.

En el extremo noroeste de la Pampa de Achala recorrimos un  gran laberinto formado por innumerables quebradas y formaciones de granito.  Llegando a la quebrada vemos a lo lejos el Mogote y una vieja represa utilizada años atrás por una mina de uranio. Este lugar aparece como un perfecto mirador del Valle de Punilla y las Sierras Chicas. Una vez allí nos abastecimos de agua y almorzamos.

De regreso al campamento, luego de haber recorrido 11km, desarmamos las carpas, armamos nuestras mochilas y emprendimos nuestro regreso.

En este tramo final nos esperaban los últimos 10 km hasta el punto de encuentro con nuestro transporte. Esta vez recorriendo la Pampa de Achala, sin grandes desniveles, divisamos algunos puestos en la cercanía y una de las torres del Instituto Geográfico Militar. Esta construida en el año 1963 y utilizada para hacer mediciones y cartografía. Pasando este último no tardamos mucho en encontrar un camino bien marcado que nos llevaba directamente a nuestro punto de llegada, la RP 28.

Aquí termino una etapa más con nuestras mochilas al hombro pero siempre sigue un tercer tiempo…

Unas simples palabras, pueden dar una noción de lo vivido… pero nunca se siente lo mismo que siendo protagonista en una Travesía del Club Andino Córdoba.

 

Relato: Alejandro P. Czujka

TREKKING:DÍA DEL AMIGO EN LA QUEBRADA DEL CONDORITO:RELATO Y FOTOS

Nuevamente nos juntamos para realizar una de nuestras aventuras en la querida montaña y disfrutar de todo eso, que tiene tan maravilloso, las personas que vamos lo sabemos y lo llevamos en las sangre…

 Bueno, emprendimos el viaje hasta nuestro punto de partida en la parte de las sierras  del Valle de Calamuchita, al sur de Córdoba… Reacomodamos nuestro equipo y comenzamos la marcha hacia la Cuesta del Árgel, ah, me olvidaba, nos acompañaba un excelente día y un paisaje único…Comenzamos a caminar las veinticinco personas que componían este grupo.

Al pasar dos hora de haber salido, como viene  siendo en las últimas salidas, ¡no podía faltar!, uno de los chicos sufrió un  calambre en los dos piernas, pero los buenos  masajes de dos de las chicas lo pudieron solucionar y la colaboración de los demás para sacar peso de la mochila, pudimos seguir sin problema, esa colaboración en la montaña es única, impagable, en ese momento, y a cualquiera nos puede pasar…

Seguimos la caminata hasta cruzar la tranquera que nos permitió la  entrada al parque…fotos con el cartel para dejar testimonio de ese momento, nos esperaba una gran pampa con un pequeño sendero y en otra saltar entre la paja brava, y apuntando a las populares muelitas que estaban ahí nomás, pero al rato seguíamos en el mismo lugar y faltaba más, jajaja y más… A pocos metros de salir nos esperaba una imponte cascada; no podíamos dejar de visitarla y fotografiar.Comenzó a bajar la noche, seguimos caminado a la luz de la oscuridad, con las linternas que nos marcaban el camino, ya lo íbamos  haciendo jajaja.. Tuvimos otro problema un tobillo dolorido, pero fue solucionado muy rápido y continuamos, ya que estábamos a pocos metros de nuestro punto de acampe… Llegamos, empezamos a desplegar nuestras carpas; otros descansábamos y nos abrigamos… Nos preparamos para la cena dentro del refugio, y empezaron las cartitas, las pistas de los amigos invisibles, creo que empezó en algunos casos al comienzo de la caminata, y los regalitos para esta fecha tan emotiva que se conmemora a un amigo.

 

“En Argentina se creó el "Día Internacional del Amigo". Su creador fue Enrique Ernesto Febbraro, profesor de psicología, filosofía, historia, músico y odontólogo, socio fundador del Rotary club del barrio San Cristóbal y del barrio Once (Buenos Aires). Cuando alunizó el Apolo XI el 20 de julio de 1969, Febbraro vio que por una vez en la vida todo el mundo estaba unido, por lo que envió mil cartas a cien países de las cuales recibió 700 respuestas, a partir de este momento fundó el Día del Amigo, aunque esta iniciativa ha sufrido severas críticas y contrapropuestas por ser considerada totalmente opuesta al espíritu de la verdadera amistad”…. 

 Después de la cena, vinieron las cosas dulces y algunas otras cositas que dan calorías,,para equilibrar el frío de la noche, que por suerte no era mucho pero alrededor de los –1 o 0º C  (según mi termómetro),así  nos fuimos a descansar para mañana continuar con nuestro camino.

 

Al despertar el día siguiente, nos levantamos a desayunar, y a empezar a reacomodar nuestras mochilas y a desarmar las carpas para continuar el viaje una vez todo listo empezamos a salir de la zona del refugio para dirigirnos a la Quebrada del Condorito, balcón sur.

Al salir de ahí atravesamos una pampa por un sendero bien marcado, al caminar por él se podía escuchar el ruido del viento y apreciar algún cóndor que estaba sobrevolando…

A llegar al balcón la vista era única, muy hermosa, en donde el hombre queda pequeño al lado de la naturaleza. Luego a buscar el sector de baño de los cóndores en donde nuestra “Condoróloga” nos recomendó para verlos ahí y sí, la encontramos, realmente era algo muy lindo de apreciar, con unos buenos binoculares que gracias a Dios alguien había traído. Disfrutamos de ese momento de la forma que  cada uno quiso y en esa vista tan linda se podía perder el pensamiento y volar con él como si fuéramos cóndores…

 

Después de disfrutar ese lindo momento tuvimos que seguir, ya que los tiempos eran medio cortos, tuvimos que volver hasta el refugio, muchas cara medio largas ya que habíamos ido con todo el equipo a la quebrada, pero nada que un capotón al guía para solucionar ese problema, hay quien dice; “en la montaña nunca se abandona la mochila”..

 Seguimos el camino nuevamente, nos encontramos  con nuestras queridas pajas bravas, pero el camino estaba bastante bien pircado, nos seguía regalando muy buena vista al ver el valle de Calamuchita. Al salir del parque en unos tabaquillos nos estaban esperando para almorzar, al lado de ellos y disfrutar de la belleza del paisaje.

Seguimos caminado para bajar a San Clemente, al llegar ahí buscamos nuestro sendero, seguimos y sí otra vez una de las chicas se nos había descompuesto, se recuperó, seguimos ya que la buena colaboración de los chicos en llevar la mochila. Metros más adelante alguien se dejó unos lentes y se volvió con el que iba cerrando, así se nos hizo de noche, nuevamente a sacar las linternas y abrigarnos. Seguimos después de juntarnos todos, metros más abajo encontramos el camino vehicular, seguimos por él hasta encontrarnos con nuestra querida, gratificante trafic. Cargamos las mochilas y ahí a tomar algo para brindar por las vísperas del día del amigo y descubrir quien todavía no había descubierto su amigo invisible.

Y emprendimos el regreso a Córdoba, llegamos a la plaza Vélez Sársfield. Nos despedimos todos de este excelente viaje. 

 Mi objetivo fue lograr despejar mi mente, alejarme de mi vida cotidiana y estar, la montaña, mis amigos y yo. Lo logré ampliamente.

 Leonardo H. O.

 

 Redimensionamiento de 005.JPG  Redimensionamiento de 006.JPG  Redimensionamiento de 007.JPG
 Redimensionamiento de 012.JPG  Redimensionamiento de 034.JPG  Redimensionamiento de 036.JPG
 Redimensionamiento de 037.JPG  Redimensionamiento de 040.JPG  Redimensionamiento de 051.JPG
 Redimensionamiento de 052.JPG  Redimensionamiento de 055.JPG  Redimensionamiento de 058.JPG
 Redimensionamiento de 079.JPG  Redimensionamiento de 080.JPG  Redimensionamiento de 081.JPG
 Redimensionamiento de 083.JPG  Redimensionamiento de 089.JPG  Redimensionamiento de 094.JPG
 Redimensionamiento de 097.JPG  Redimensionamiento de 102.JPG  Redimensionamiento de 103.JPG